LO QUE MUCHOS NO QUIEREN QUE OIGAS, VEAS, NI DIGAS.

MONOSjpg

Cuando te das un golpe o te haces una herida, independientemente de la relevancia de los mismos, esa zona de tu cuerpo se queda afectada físicamente y solo con el tiempo puede retornar a la normalidad. Incluso hay ocasiones en que queda allí una herida, una marca o una cicatriz que no se van ni con el tiempo. Igual sucede cuando lo que nos afecta es una emoción negativa que, aunque de momento no deja una huella física visible, sí lo hace en nuestro campo energético. Decenas de esos traumas emocionales vividos desde la niñez, ocasionan en nosotros un bloqueo de la energía vital que es la que nos permite respirar, andar, comer, realizar todas nuestras actividades. A veces, esas energías bloqueadas por las emociones enquistadas causan problemas más o menos graves en nuestra salud, pudiendo aparecer un rosario de padecimientos que van desde estrés e insomnio hasta enfermedades crónicas como la diabetes, etc.
Por siglos, la humanidad ha convivido con todo tipo de males, a los que cada vez se suman otros nuevos debido al modo de vida actual y a los asuntos no resueltos por parte de la conciencia colectiva.
Sin embargo, también durante centurias, el hombre ha sabido que tiene en la naturaleza y dentro de sí un potencial enorme de curación, el cual inútilmente ha sido acallado por la propia inconsciencia, así como por aprovechadores y gente mal intencionada, que han hecho de la salud un negocio sustancioso.
El hombre dejó de confiar en sí mismo y le cedió su propio poder a todo lo externo, lo que fuere, ya se tratase de un brujo, un curandero, un médico, un sacerdote, un psicoanalista…Pero lo maravilloso del asunto es que su propio poder interno sigue estando ahí, dentro suyo, atento para servirle cuando despierte de tanta bruma mental y fije de nuevo la mirada en el poder auto curativo y regenerador del organismo humano, esa perfección de la creación.

UNOS MINUTOS PARA PENSAR EN TI

Con el tapping, la humanidad accede a ese vislumbre de esperanza de una vida mejor, sin todos los traumas emocionales que mantienen bloqueada la energía dentro de su cuerpo. Como he dicho otras veces: el tapping funciona tan a la perfección, que aterra. No a quien viene sufriendo de limitaciones terribles ni de dolores tremendos y anhela ardientemente liberarse de ellos, por supuesto: aterra a los que saben que ya no podrán ocultar por más tiempo que el ser humano tiene las riendas de una existencia feliz a medida que se libere por sí mismo de todo lo que lo ata al sufrimiento.
Mira tus manos, tus dedos. Observa tu rostro en un espejo y experimenta cómo es golpear suavemente algunos puntos de tu cara con tus dedos, sabiendo que al hacerlo vas a liberarte de miedos, dudas, tristezas, aflicciones, culpas, estrés. Piensa que con ellos se irán también migrañas, problemas de tensión, dolores óseos, musculares, cualquier cosa que te ha estado limitando para vivir en plenitud.
Cuando acudes a una sesión de tapping y recibes sus beneficios, cuando logras aprender los ejercicios tan sencillos que puedes aplicarte en casa si lo requieres, es como si el cielo comenzara a despejarse después de siglos de tormentas.
El tapping utiliza una técnica muy sencilla, y no hay que tener conocimiento alguno de medicina para practicarlo. Solamente aprender cuáles son los puntos que debes tratar, que son muy pocos, y el objeto que persigues en cada sesión, el cual tendrás presente mentalmente mientras dure la sesión.
Como los golpecitos en los puntos o meridianos se dan con las yemas de los dedos, a esa acción se llama digitar. Y efectivamente, el tapping es una especie de digitopuntura o acupuntura, pero sin agujas, en la que se emplean instrumentos que vienen con nosotros al nacer: los dedos.
El tapping se hace sobre lo que los chinos llaman NADIS, y se han escogido 8 que llegan a todos los meridianos. Por lo tanto, haciendo tapping sobre esos 8 puntos, se trabaja cualquier tipo de emoción, dolor, enfermedad o trauma que tenga la persona.
En muchas ocasiones, estos pueden desaparecer tras las primeras rondas de ejercicios, en una sola sesión. Tal es el caso de adicciones como al cigarrillo o a la comida, o un temor, una fobia, estrés agudo, etc.
Cuando superas un problema no quiere decir que lo has dejado atrás, porque quizá la energía que se ha generado se queda enquistada en ese asunto. Con el tapping salen afuera todos estos problemas y en pocos minutos puedes quitarte traumas que te han durado años.
Nadie mejor que tú conoce tus problemas, tus angustias, la tortura mental a la que te enfrentas en tu día a día. Sabiendo qué es lo que quieres liberar, qué quieres traer a tu vida y cómo puedes hacerlo, estarás listo para comenzar a disfrutar del bello renacer de tu existencia.
Un abrazo feliz,
Nitza

¿QUÉ ES EL TAPPING?

Te ayudo en tu camino hacia el bienestar a través del tapping

¿Llevas mucho tiempo viviendo en la tristeza? ¿No sabes cómo liberarte de ese sentimiento de culpa que no te deja vivir? ¿Guardas aún el duelo por la muerte de un ser querido, después de años sufriendo en silencio? ¿Tienes un miedo terrible que te paraliza y no te permite disfrutar la vida? ¿Sufres por esa timidez que arrastras desde siempre? ¿Tienes el alma herida por sucesos que ocurrieron hace tiempo y siguen vivos en tu mente? ¿Te cuesta liberarte de ataduras y salir de tu zona de confort? Sea cual sea el dolor, la tristeza, la pena, la culpa, el miedo, la preocupación, la situación difícil por la que estás atravesando, tienes derecho a liberarte de ello y el modo más efectivo, seguro y rápido que conozco hasta el presente es este del que quiero hablarte en este día.

TAPPING: EL PRINCIPIO DEL FIN DE LA TORTURA HUMANA

Cuando Mary comprobó que la fobia extrema que sentía hacia el agua había desaparecido por completo, su asombro y su contento fueron exactamente proporcionales  a la dimensión de aquel “milagro”. O al menos así me lo imagino yo. Y tú también puedes imaginarlo: supón que un día desaparecen de tu vida el miedo irracional que le tienes a las ranas, a las abejas, a los aviones, a la altura, a los ascensores…Imagina que se va de tu pecho la angustia que te lo oprimía después de terminar una relación complicada, o luego de haber perdido a un familiar muy querido. Visualízate feliz, relajado, tranquilo, disfrutando de un sueño reparador después de un largo tiempo de insomnio, de estrés, de dudas, de temores. Y piensa que todo eso y mucho más se ha logrado con unas cuantas sesiones de una técnica conocida como tapping. ¿Elegirías seguir sufriendo cuando algo tan contundente y probadamente eficaz puede darle un vuelco total a tu vida, para bien?

QUÉ ES EL TAPPING

La palabra viene de tapp, que en inglés quiere decir dar golpecitos. El tapping consiste en golpear suavemente algunos meridianos de nuestro cuerpo, por donde pasa la energía que lo recorre de punta a punta, al tiempo que se conecta mental y verbalmente con la emoción, el malestar, el trauma, el dolor o la enfermedad que se quiere tratar.

Los chinos descubrieron esos meridianos hace miles de años y desde entonces actúan sobre ellos para aliviar enfermedades, para sanar y para prevenir estados patológicos.

¿Por qué ha demorado tanto en llegar a nosotros este conocimiento? Por variados motivos. Y quizás uno de ellos ha sido la falta de deseos de alguna gente, de que desaparezcan las enfermedades para que sigan existiendo medicamentos que cada vez son más caros, con cuya venta se enriquecen algunas personas en todo el mundo.

La enfermedad y los enfermos son un negocio millonario, y no a todos les conviene que el ser humano aprenda a curarse y a vivir sin enfermar. Pero en realidad es tan posible lograrlo, como que tú estás leyendo ahora este artículo que te dedico con todo mi amor y mi honestidad.

BREVE HISTORIA DEL TAPPING

Quizá te llamó la atención en un párrafo anterior, la mención que hice a Mary, una dama que le tenía fobia al agua y que se vio curada casi milagrosamente, luego de que su médico, el doctor Callahan, después de años de esfuerzo para quitarle la fobia, tuvo la idea de dar unos leves golpecitos debajo del ojo de su paciente, donde él sabía que estaba un importante meridiano del cuerpo. La propia paciente se dio esos golpecitos y el resultado fue inmediato: Mary sintió que su fobia desaparecía y su médico compartió con la humanidad un “descubrimiento” maravilloso.

Un tiempo después, un alumno del doctor Callahan, Gary Craig, añadió otros meridianos al tratamiento, de manera que, activándolos, fuera capaz de influir sobre absolutamente cualquier problema emocional o físico. Este método se practica actualmente con un leve cambio que lo ha hecho aún mucho más práctico y accesible a todas las personas, sin importar si tienen conocimientos del cuerpo humano o no los tienen.

A día de hoy puedes recibir tapping por skype dondequiera que estés y lograr el alivio o la curación de lo que te molesta, lo que te irrita, lo que te duele, lo que te preocupa, lo que te abruma, lo que te estresa, lo que te martiriza, no importa si es una emoción, una adicción, una enfermedad que arrastras desde hace tiempo, o si se trata de algún dolor o malestar que has pillado hace unos segundos. Igual de efectivo es el tapping para unos, como para otros.

Dudar es lógico y humano, por eso no te digo que creas en lo que te estoy diciendo. Todo lo que te digo es: ¡prueba!

Yo lo he probado en mi, así como en personas que están tan distantes de España como Cuba. Lo comprobamos todos en el Curso de EFT-Tapping en el que me formé en Barcelona. Lo compruebo todos los días de mi vida cuando voy liberando del campo de mis emociones los recuerdos dolorosos de ayer, la culpa que sin darnos cuenta se instala en nuestra mente, las emociones negativas que generan dolor o malestar físico.

Y recalco este último punto: cuando limpio mis emociones con tapping, un regalo añadido que obtengo es que algún mal físico se cura dentro de mi. Ya logro dormir como hacía años no dormía; me siento relajada, en paz, siento la alegría de vivir cada vez más fuerte dentro de mi; puedo hacer yoga con mucha más flexibilidad y presencia. Los dolores óseos van siendo un mal recuerdo del pasado, y la sonrisa se ha instalado en mi rostro porque ahora mi cara es el reflejo perfecto de mi alma, que se encuentra en equilibrio y en paz.

Soy una practicante de la sanación en sus formas más variadas, desde el reiki y la sanación pránica hasta la terapia floral. Ahora he añadido el tapping, que  llegó a mi vida para quedarse, y lo que sé, quiero compartirlo con todas las personas que lo necesiten.

No hay que vivir sin felicidad, no hay que vivir en desarmonía, no hay que cargar sobre el cuerpo un atado de dolores y malestares de todo tipo, no hay que vivir en una permanente lucha con uno mismo. Se puede aspirar a una vida sana, plena, llena de vitalidad, feliz. Si eso es lo que quieres, da el primer paso. En ese paso estarán contenidos todos los pasos hacia tu felicidad y la de quienes te rodean.

Un abrazo feliz.

Nitza