LO QUE MUCHOS NO QUIEREN QUE OIGAS, VEAS, NI DIGAS.

MONOSjpg

Cuando te das un golpe o te haces una herida, independientemente de la relevancia de los mismos, esa zona de tu cuerpo se queda afectada físicamente y solo con el tiempo puede retornar a la normalidad. Incluso hay ocasiones en que queda allí una herida, una marca o una cicatriz que no se van ni con el tiempo. Igual sucede cuando lo que nos afecta es una emoción negativa que, aunque de momento no deja una huella física visible, sí lo hace en nuestro campo energético. Decenas de esos traumas emocionales vividos desde la niñez, ocasionan en nosotros un bloqueo de la energía vital que es la que nos permite respirar, andar, comer, realizar todas nuestras actividades. A veces, esas energías bloqueadas por las emociones enquistadas causan problemas más o menos graves en nuestra salud, pudiendo aparecer un rosario de padecimientos que van desde estrés e insomnio hasta enfermedades crónicas como la diabetes, etc.
Por siglos, la humanidad ha convivido con todo tipo de males, a los que cada vez se suman otros nuevos debido al modo de vida actual y a los asuntos no resueltos por parte de la conciencia colectiva.
Sin embargo, también durante centurias, el hombre ha sabido que tiene en la naturaleza y dentro de sí un potencial enorme de curación, el cual inútilmente ha sido acallado por la propia inconsciencia, así como por aprovechadores y gente mal intencionada, que han hecho de la salud un negocio sustancioso.
El hombre dejó de confiar en sí mismo y le cedió su propio poder a todo lo externo, lo que fuere, ya se tratase de un brujo, un curandero, un médico, un sacerdote, un psicoanalista…Pero lo maravilloso del asunto es que su propio poder interno sigue estando ahí, dentro suyo, atento para servirle cuando despierte de tanta bruma mental y fije de nuevo la mirada en el poder auto curativo y regenerador del organismo humano, esa perfección de la creación.

UNOS MINUTOS PARA PENSAR EN TI

Con el tapping, la humanidad accede a ese vislumbre de esperanza de una vida mejor, sin todos los traumas emocionales que mantienen bloqueada la energía dentro de su cuerpo. Como he dicho otras veces: el tapping funciona tan a la perfección, que aterra. No a quien viene sufriendo de limitaciones terribles ni de dolores tremendos y anhela ardientemente liberarse de ellos, por supuesto: aterra a los que saben que ya no podrán ocultar por más tiempo que el ser humano tiene las riendas de una existencia feliz a medida que se libere por sí mismo de todo lo que lo ata al sufrimiento.
Mira tus manos, tus dedos. Observa tu rostro en un espejo y experimenta cómo es golpear suavemente algunos puntos de tu cara con tus dedos, sabiendo que al hacerlo vas a liberarte de miedos, dudas, tristezas, aflicciones, culpas, estrés. Piensa que con ellos se irán también migrañas, problemas de tensión, dolores óseos, musculares, cualquier cosa que te ha estado limitando para vivir en plenitud.
Cuando acudes a una sesión de tapping y recibes sus beneficios, cuando logras aprender los ejercicios tan sencillos que puedes aplicarte en casa si lo requieres, es como si el cielo comenzara a despejarse después de siglos de tormentas.
El tapping utiliza una técnica muy sencilla, y no hay que tener conocimiento alguno de medicina para practicarlo. Solamente aprender cuáles son los puntos que debes tratar, que son muy pocos, y el objeto que persigues en cada sesión, el cual tendrás presente mentalmente mientras dure la sesión.
Como los golpecitos en los puntos o meridianos se dan con las yemas de los dedos, a esa acción se llama digitar. Y efectivamente, el tapping es una especie de digitopuntura o acupuntura, pero sin agujas, en la que se emplean instrumentos que vienen con nosotros al nacer: los dedos.
El tapping se hace sobre lo que los chinos llaman NADIS, y se han escogido 8 que llegan a todos los meridianos. Por lo tanto, haciendo tapping sobre esos 8 puntos, se trabaja cualquier tipo de emoción, dolor, enfermedad o trauma que tenga la persona.
En muchas ocasiones, estos pueden desaparecer tras las primeras rondas de ejercicios, en una sola sesión. Tal es el caso de adicciones como al cigarrillo o a la comida, o un temor, una fobia, estrés agudo, etc.
Cuando superas un problema no quiere decir que lo has dejado atrás, porque quizá la energía que se ha generado se queda enquistada en ese asunto. Con el tapping salen afuera todos estos problemas y en pocos minutos puedes quitarte traumas que te han durado años.
Nadie mejor que tú conoce tus problemas, tus angustias, la tortura mental a la que te enfrentas en tu día a día. Sabiendo qué es lo que quieres liberar, qué quieres traer a tu vida y cómo puedes hacerlo, estarás listo para comenzar a disfrutar del bello renacer de tu existencia.
Un abrazo feliz,
Nitza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s